Convocatoria para entregar viviendas rurales en el país

Alcaldías y gobernaciones deberán presentar los proyectos para financiar construcción de vivienda rural antes del 24 de noviembre de 2020

Con esta política se espera beneficiar a 36.799 hogares entre 2020 y 2022. El Ministerio de Vivienda prepara el lanzamiento de su política de vivienda rural, con subsidios para atender a la población campesina para reducir el déficit de un techo que hay en el campo colombiano.

Este programa se formuló después de un proceso de diálogo social con 2.320 líderes comunitarios de zonas rurales, 948 autoridades locales y 12 gremios productivos. La conclusión es que se debe atender a la población campesina más vulnerable y priorizar la atención a los municipios más apartados del país.

El ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, dijo que desde su cartera se han comprometido con la ruralidad. Y una de sus acciones es arrancar con la política, con la cual esperan beneficiar a 36.799 hogares rurales en los primeros años de implementación (hasta el 2022).“Esperamos generar cerca de 90.000 empleos en el desarrollo de proyectos de vivienda rural, de ellos 30.000 directos y 60.000 indirectos”, agregó Malagón.

Desde el Ministerio informaron que la política de vivienda rural trae cuatro esquemas para priorizar la atención a la población campesina que realmente necesita una solución habitacional que garantice la eficiente ejecución de los proyectos en menos de un año. Saira Samur, directora del programa de vivienda rural, explicó que la apuesta es cubrir las falencias que se tienen en materia de viviendas rurales. Según los datos el déficit cuantitativo rural es del 21,5%, mientras el déficit cualitativo rural es del 69,4 %.El déficit rural total es del 90,9 %, y los municipios que están en rojo y cuya situación es más crítica son Hacarí, Sardinata , San Calixto, El Tarra, Tibú, Teorama , Convención y El Carmen. Es decir, estos municipios tienen una cofinanciación del 80 % del valor de la propuesta por parte del Ministerio. “Como país tenemos un gran reto por delante y la política pública lo que permite es generar sostenibilidad e importancia en el tema”, resaltó Samur.

Los pasos a seguir, una vez se identifiquen las poblaciones que más necesitan, como las mujeres cabeza de hogar, las víctimas del conflicto, entre otros grupos vulnerables del territorio, el primer paso del programa será la creación del Índice de Focalización de Vivienda Rural (IFVR) que clasifica a todos a los municipios del país en rojo o verde según variables socioeconómicas, poblacionales y productivas. Los rojos serán los municipios con mayor déficit de vivienda rural. El segundo paso es aumentar el valor de los subsidios de vivienda rural, en los que se considera un rubro de transporte diferencial para llegar a las regiones menos apartadas.

El subsidio para vivienda nueva será de hasta 70 salarios mínimo mensual legal vigente. Mientras que el subsidio de mejoramiento puede ser de hasta 22 salarios mínimos.

Los aumentos en los subsidios se dan para garantizar que los cierres financieros se den en aquellos lugares con difícil acceso de vías y que estén alejados de los cascos urbanos municipales. Explicó Samur.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *